Chupetones y lengüetazos para limpiar un cristal que debería estar muy muy sucio, porque no para el tío…

Compartir: